23 de febrero

5 razones para dejar de usar el unicel

De 30 a 60 minutos es el tiempo funcional de un vaso o plato de unicel, mientras que su tiempo de degradación es de 1,000 años. Siendo este un hecho que no es secreto para nadie y conociendo la preocupante situación en la que se encuentra nuestro planeta actualmente, la pregunta es ¿por qué seguimos utilizando unicel?

La respuesta es muy simple y se resume en dos palabras: costo y practicidad.

A continuación, te presentamos 5 razones por las cuales deberías de dejar de usar unicel.

1.- Es tóxico para la salud

El unicel es un derivado del petróleo, cuyo nombre científico es poliestireno expandido. Su principal derivado es el estireno, un compuesto químico que ha sido catalogado como cancerígeno, de acuerdo a la Agencia de Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades de Estados Unidos de América (ATSDR).

2.- México no tiene la infraestructura para reciclar unicel

Al considerar el volumen de unicel consumido dentro del país, la cual asciende a más de 100 mil toneladas de unicel anualmente, y que el país cuenta únicamente con una planta de reciclaje, es posible ver que el reciclaje no es una opción realista.

3.- Su incineración es igualmente dañina para el medio ambiente

Dentro de los basureros el desecho de unicel cuenta con dos opciones: puede ser desechado como relleno sanitario o puede ser incinerado. El proceso de incineración del unicel, y de la basura en general, es un procedimiento delicado, al implicar temperaturas sumamente altas dentro de las cuales los residuos emiten gases.

4.- Consumo de recursos no renovables

La producción de unicel implica el uso de recursos no renovables, como el petróleo, contribuyendo a la explotación de recursos naturales limitados y al aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas con la extracción y procesamiento de estos recursos.

5.- Alternativas más sostenibles

Existen alternativas más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente para muchos productos de unicel, como envases y recipientes. Se pueden utilizar materiales como la paja de trigo, papel, bambú, caña de azúcar u opciones reutilizables para reducir la dependencia del unicel y fomentar prácticas más sostenibles.

Al dejar de usar productos de unicel, contribuyes a reducir la contaminación plástica, disminuir la presión sobre los vertederos, y apoyar prácticas más sostenibles en la cadena de suministro.

Comparte este post

Econserve